Testimonios de pacientes

"Soy un varón de 52 años, de profesión médico, mido 181 cm y peso 130 kg. Hasta entonces no tenia cuidado con mi alimentación (comia lo que fuera y donde quiera con tal de no afectar mis labores y/o mis necesidades; omitiendo incluso mas de un alimento en el dia, casi siempre “compensando” en la cena."

En el mes de marzo fui diagnosticado –entre otras cosas- con  APNEA DEL SUEÑO , por lo que ahora uso al dormir un respirador BIPAP con oxigeno suplementario.

Antes del diagnostico, aunque me “sentía bien” pesaba 150 Kg, tomaba 3 pildoras al dia para la hipertensión Arterial (que medio se controlaba) y aunque no disminuía mi jornada laboral siempre me sentía cansado, teniendo que hacer un esfuerzo para cumplir con mis obligaciones.

Por las noches, me costaba trabajo conciliar el sueño( siempre con estrés;  como iba a dormir?) además despertaba dos a tres veces en la noche sin razón aparente. Por supuesto mi esposa se quejaba de mis ronquidos que además de sonoros eran preocupantes para ella por los “largos” espacios entre una respiración y otra. Además constantemente estaba en movimiento y –según Yo- dormía con varias almohadas para mayor confort.

Al despertar, tenía que hacer un gran esfuerzo al levantarme con el despertador (6:00 AM) o de plano eperar (dormitando) hasta las 8:00 porque me sentía “apaleado”

Hoy a  casi 2  meses, puedo decir que mi vida a cambiado, ahora peso 126 kg y sigo en descenso, mi alimentación es sana y oportuna. Además me ejercito por 50 minutos de lunes a viernes. Me siento muy bien todo el dia, animado y fuerte, ya no tomo ningún medicamento para la presión arterial y siempre tengo cifras normales.

Me duermo con facilidad (a pesar de la mascarilla) no tengo ya despertares nocturnos, los ronquidos y la preocupación (de mi esposa) por mi forma de respirar dormido han terminado, duermo confortablemente con una almohada y prácticamente sin moverme.

Al despertar, lo hago sin ningún problema, no me da flojera ni me siento “apaleado”. Entonces me levanto con mas gusto e interés por las cosas y compromisos que atañen a Dos, a Mi, a mi familia y a mis pacientes.

Seguramente, como yo; muchas personas pueden atribuir estos y otros síntomas parecidos a la “sejuela”. La Apnea del sueño es una enfermedad subdiagnosticada, entre otras cosas por falta de cultura y/o desconocimiento. Este breve testimonio de su servidor va para ellos y ellas que pueden cursar problemas parecidos, acudan a buscar atención médica en busca de optimizar su salud y así demostremos que la “sejuela”(sejue la juventud) es un mito en muchas ocasiones.